“La procesión me salvó de la muerte…”